A la búsqueda de un pantalón

Llega un día en el que despúes de poner una lavadora, observas que tu pantalón vaquero favorito (como los llaman ahora, unos jeans) pide a gritos una retirada, si, lo quieres mucho, has vivido grandes días con él, te ha acompañado en todas tus juergas, pero ..., vamos, que está levantando la bandera blanca.

Esa tela dura se ha convertido en una especie de lino fino de color azúl que en ciertas zonas, escasea.

Lo tienes decidido, te vas de compras, mala suerte, son rebajas, miras en un par de tiendas y cuando les preguntas si tienen vaqueros, te miran como las vacas al tren y te dicen que ya en estas fechas ..., en el fondo lo que piensan es que soy un tipo muy raro, ¡A quien se le ocurre venir a finales de julio a por unos vaqueros!!!!.

Aun así, je, je, je, me río yo de alguna talla que encontré, de las dos perneras del pantalón hago una para mi. Me siento el tío mas gordo del mundo. Pero no desespero.

El corte inglés, mi salvación, aunque no me guste el color, el modelo, los bolsillos y últimamente ni la tienda en si, necesito un vaquero. Voy a la planta joven y empiezo a mirar pantalones, tras pasar por cuatro estanterías, me desespero, ¡No sé distinguir cual es de chico y cual es de chica!. Bueno, eso, o los chicos son anoréxicos. Voy a Levi's, ahí siempre tiene de todo.

Cuando me compraba la ropa mi amatxu, ¡Que tiempos aquellos!, tiempos sin preocupaciones, sin tallas, sin rebajas, ..., bueno, a lo que iba, la moda era tener unos Levi's etiqueta roja. Yo siempre me los probaba y mi madre de decía, "hijo, tienen el "tiro" muy bajo y no te quedan bien". Yo pensaba que era una burda excusa para no comprarmelos pero he descubierto que no.

El "tiro", ese gran desconocido, de esas cosas que no las entiendes nunca hasta que te golpean con fuerza, vamos, como el IRPF, las retenciones, la contribución urbana, ...

¡Que coño iba yo a saber que era el "tiro"!. Pues bien, te pruebas unos Levi's y compruebas que se te meten por el culo. Vamos, también se conoce al desgraciado del "tiro" como "gesto feo". ¿No habeis oido nunca "te hace un gesto feo"? Pues yo si y deben ser la misma cosa, lo que pasa es que con los Levi's era el tiro y con los chevignon era el "gesto feo".

Como decía Zapata, "para atrás, ni para coger impulso". Vamos, que no tenía yo pensado retirarme.

Un sudor frío me recorre la espalda, sé que estoy ante un paso fundamental en mi vida, después de este paso, mi vida no va a ser la misma, tenso los músculos. Lo pienso un poco mas. Casi lo tengo decidido, aun así, un momento tan importante en tu vida, debes pensarlo, es como cuando estás en un trampolín de 10 metros y estás pensando si eres el mas chulo de todos o eres un gallina. Te pasan todos tus pantalones vaqueros por la cabeza, las peleas para tener un Levi's, ¡Puto tiro de los cojones!.

Lo hablo con mi mujer, estoy decidido, me ha costado, pero estoy totalmente convencido. ¡VOY A MIRARME UN PANTALÓN A LA PLANTA DE CABALLERO!.

Llego con renovadas energías, claro, si las tallas son para gente sin chicha, mi fiel txikitero, con su pancita trabajada a golpe de rioja y chuletón no es un anoréxico.

Encuentro talla, pero no de unos, si no de muchos, hay modelos y colores, he saltado desde 10 metros y estoy con la adrenalina a tope.

Cuando estamos buscando varios para probarme, vino un amable dependiente y me ayudó gentilmente. Sólo una pega, empezó desechar pantalones, me dijo que serían cortos para mi, me dije para mi, "bueno, mejor, así no me pruebo muchos". Me llevé tres modelos al probador, esos mismos los tenía en algún color mas. Dejo clara una cosa, no soy sabonis, mido 1.80m.

En el probador, dos eran cortos, tobilleros. ¡Mierda!, no me veo con unas bailarinas o unos zapatos de tacón. No contaba con el problema de la altura, el chiquitero no es alto.

Bueno, queda uno, me lo pruebo, bien, de pierna no queda corto, vamos, que mejor, no hay que tocar nada, me abrocho los botones de la bragueta, noto que no se atan con naturalidad. Termino la faena y mi mujer se empieza a reir, voy a ser bien hablado, que para eso he ido a un colegio de monjas, pero realmente no puedo, la cabrona se estaba partiendo a mi costa y hasta que no miré el espejo no supe porqué.

Era la viva imagen de david hasselhoff (también tengo el pelo rizado) con un poco mas de barriga, dios mio, menudo paquetón, en fin, no sogo, en ese momento entendí a mi mujer y me reía con ella. La peña que estaba en los probadores de al lado pensaría que eramos gilipollas, pero que le vamos a hacer, la situación era propicia.

En fin, mi viejo amigo tendrá que esperar su retirada y hacer un buen final de verano, como zidane en el mundial. Incluso si quiere, al final me puede hacer alguna putada, se lo ha ganado.

En septiembre, empezaré la busqueda otra vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones