El vinatero (I). Asalto al poder

Para los que no conozcan a arrate, nos es un nombre femenino sino el apellido de un nefasto presidente del Athletic, su principal negocio previo a su entrada en la presidencia del Athletic era la de vinatero.

Todavía recuerdo las botella de litro con tapón de plástico que abundaban por las tascas de Bilbao, no porque yo fuera chiquitero entonces, alguno lo dudará, pero creedme que no, sino porque mis tíos han tenido tasca y he visto las cajas de vino, en sus bares. Por cierto, como las de coca-cola, de plástico.

Eran otros tiempos, de los que ya hablaremos, ahora, en los bares, ya no son tascas, sólo te dan vino de botella con corcho, vamos, que será el mismo vino y si me apuras, peor, pero la botella tiene corcho.

En fin, a lo que iba, arrate era un vinatero y ahora, a parte de hacer el payaso en ruedas de prensa con richi mendiguren, al que echó del Athletic, en defensa de la oficialidad de las selecciones (de esto, también hablaremos), ahora se dedica a pujar por licencias de apuestas, con su amigo otxoa, otro que como nuñez ahora, se llevó también tajada del club de sus amores. ¡¡¡Como da de si el Athletic!!!!.

El vinatero, se presentó a las elecciones cuando se retiró aurtenetxe, otro que también ... y las perdió. Ganó lerchundi, el hombre de las camisas con cuellos blancos, que tío, mira que eran feas!!!!!.

Como buen mediocre, el saber perder no es cosa de su personalidad y se dedicó durante cuatro años, a torpedear la línea de flotación de lerchundi, juntas de socios incluidas. No nos engañemos, tampoco era santo de mi devoción, pero era el presidente del Athletic elegido por sus socios.

Cuando se vendió a Alkorta al madrid, se puso el grito en el cielo. El Athletic necesitaba pasta para eludir la ley de sociedades anónimas y punto. Pero a esto se le dió la vuelta y se fue muy injusto. Todo, movido por arrate y sus acólitos.

Fue una operación cojonuda, se vendió a Alkorta por 500 millones de "las antiguas" pesetas, coño, son pesetas y punto, joder con los periodistas, y se compró a Larrainzar por 200 millones. Nadie echó en falta a Alkorta y Larraizar fue internacional. Beneficio para el Athletic, económico y deportivo. No olvidemos que aquellas épocas, Alkorta estaba una vez si y otra también lesionado.

El Athletic redujo su deuda y alejó la ley de sociedades anónimas deportivas, que no nos engañemos, si el Athletic no hubiera tenido una economía relativamente saneada, ahora sería SAD como nuestros vecinos los segundones.

Después de cuatro años, diciendo que el demonio estaba en ibaigane, por fin, el vinatero ganó las elecciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones