Mi uña

Uno de los efectos secundarios de mi "pequeño" accidente de moto, fue que mi dedo gordo del pie, creo que en el caso de los pies no hay denominación como para los dedos de las manos, se quedó tonto.

Poco a poco, voy recobrando la movilidad y creo que todavía me queda mucho. Al grano, la uña de ese dedo, entre las deficientes condiciones de llegada por mi parte para realizarme el corte de uñas de la pierna accidentada, el prolongado estado de reposo de ese dedo y que la primera vez que me volví a poner un zapato, quizá apreté sin medida para ponérmelo, se me ha "encarnado", como dicen las abuelas y debido a eso, hoy, me la quitan.

A las doce está escrita la hora de la defunción, así que desde mi blog, me despido de ella. Bueno, realmente sólo de la parte visible, la raíz, que no se toca, volverá a crecer, espero ...

Descanse en paz

Comentarios

Pelutxa ha dicho que…
Descansa en paz, uña del dedo gordo de mi costillo...

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones