Fernando Pastor



Fernando Pastor es un profesor con una hija de nueve años, a la que lleva a un colegio público, seguramente, Fernando no sea creyente y un fiel defensor de la libertad de expresión. Supongo que también será un firme defensor de la constitución aprobada en 1978, la misma que en su artículo 16, punto 3 dice "Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones".

Por tanto, siendo un colegio público y estando vigente la constitución española de 1978, creo que está en su perfecto DERECHO de exigir el cumplimiento de la ley de mas alto rango que hay en este país.


Yo soy creyente, creo en un Dios cada vez mas lejano al Dios que me mostraron en mi educación religiosa, recordemos, un Dios vengativo (diluvio universal, sodoma y gomorra, Eva, Job, ...), rencoroso y mal perdedor (sino cumples mi ley, al infierno)

Quizá cada vez crea mas en su hijo, en Jesucristo, un tipo singular, para mi el primer comunista de la historia, que se reveló contra la dominación romana en Oriente Medio, contra el Status Quo imperante en el judaísmo conservador, pero todo, vía pacífica, en plan Gandhi.

Desde luego, en lo que no creo es en la Iglesia, pero no cómo el conglomerado de sacerdotes y religios@s, sino como un cuarto poder en la sombra que intenta pervivir como en el franquismo sin darse cuenta que esa época, está muy pasada y olvidada. Siento mucha rabia cuando veo al sinodo de obispos españoles vestidos con buenas telas y supongo que alojándose en lujosas residencias, hablando de cristofobia o repartiendo una falsa moral que ellos son los primeros que debieran aplicarse.

Se les llena la boca (al igual que la banda de asesinos y sus acólitos, que circulan por este país desde hace 40 años que habla de la defensa del pueblo vasco, cuando sus seguidores son los que son, pero no el pueblo vasco) hablando de que la mayoría de la sociedad es católica y por eso están en el derecho y la obligación de defenderlos ante el ataque "laicista" del actual gobierno.

Por poner un ejemplo, hace cosa de dos meses tuvimos la misa de recuerdo del padre de un amigo de la uni, 8 de la tarde en San Ignacio, en la iglesia estabamos unos 70, contando que la mitad eramos amigos y la otro mitad casi triplicaba nuestra edad, os podeis hacer una idea de esa mayoria de la que tanto hablan.

Y porque no decirlo, con estas cosas siento tristeza, tristeza por el cura de barrio, que se desvive por sus feligreses, que visita a las personas mayores en sus casas, que organiza actividades para mayores y jóvenes, que vive al día con muy poco dinero que a veces, da a los que lo necesitan o la monja que hace dos semanas tras una explosión en el Congo, le amputaron los dos pies y una vez recuperada, su máxima aspiración es volver, aunque sea en silla de ruedas a seguir ayudando a los niños abandonados. Siento tristeza porque en el fondo, estas dos personas, cuando oyen a la curia hablar como hablan, estoy seguro que no sienten como suyas esas manifestaciones.

Todavía tengo en mente las palabras de un amigo que me contaba las reuniones en una asamblea de un partido político vasco en el que las personas mayores abogaban por la supresión del derecho al aborto y las que bien tenían vástagos jóvenes pero en edad fértil o los jóvenes en si, votaban en contra o anulaban ese punto del orden del día.

Lo que mas me anima es saber que la religión católica irá evolucionando, como ese partido, los jóvenes tendremos cada vez mas peso, como en el partido político (espero que evolucione y no que se convierta en una secta) y ocupará su papel en esta sociedad. Es cuestión de tiempo. Espero ... ;-)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones