Recuerdos

Ayer oí en la radio que el Café Antzokia de Bilbao se cerraba por un mes debido a un incumplimiento del aforo máximo, y hoy lo he leído en el correo digital con mas detalles.

Ayer, Alv, Pelutxa y el menda, estuvimos comentando el tema y no llegabamos a creernos del todo que pudieran caber 900 personas, pero pensando aquellas noches que acababas cerrando garitos y al final poco quedaba abierto, (esto puede sonar a historia del abuelo cebolleta, pero realmente no hace tanto que lo haciamos y sin ir mas lejos, esta nochevieja Alv y yo, con permiso de Pelutxa, lo hemos hecho) siempre acababas por irte a jardines de Albia y mirar cómo estaba el "Antzoki" casi siempre petado, pero si entrabas por la puerta lateral, dónde están los baños, seguro que la conoceis, entrabas hasta el escenario y una vez allí, a hacer hueco.

En fin, que en aquel tiempo no te importaba el efecto ameba, ese por el cual tu te pones en la masa de gente y te dejar engullir por ella hasta encontrar tu hueco.


También recordabamos Galerías Urquijo, el Central, que de verdad, era una puta mierda de bar, siempre petado de gente, casi nunca podías tomar algo tranquilo y la música ..., de eso mejor no hablar, ;-), y pedir era un reto al alcance de pocos, aún así, siempre ibas allí porque allí, en mi caso (en el caso de la mayoría de los tíos que íbamos allí), estaban todas las pibitas, que noche tras noche, seguían sin hacerte ningún caso pero tu no desesperabas. Algún día tengo que contar la teoría que me contaron una vez de porqué hay unos pocos elegidos que "ligan" y la mayoría estabamos a verlas venir. Es la teoría del mes y los cinco segundos, algunos la sabéis y los que no, prometo contala en un post.

El Central, como gran parte de los bares de las galerías estaban en dos alturas, tenía una escalera de caracol para subir y en total, entre planta de arriba y abajo, estariamos hablando de como mucho 100 metros cuadrados entre las dos plantas (creo que he exagerado por lo alto) y allí podiamos llegar a estar tranquilamente 150 personas (esta vez creo que me he quedado corto por debajo ;-))

Subías las escaleras, veías la masa de pipol y nos mirábamos entre nosotros, hasta que alguno decía "¿al lío?" y entonces Mungui decía, "venga, al roce que hace el goce".

Alguna que otra vez bromeamos, a nosotros nos gustaba la planta de arriba, con lo que pasaría en caso de incendio y entre risas deciamos que nos pondriamos a rezar, porque de allí no saliamos vivos.

Otro bar que nos gustaba mucho era el "Bounty", aquel, un poco mas grande y con mejor música, (para nosotros mejor, para las mujeres, mucho peor y por eso en este había menos gente y como decía un sabio, aquello era un campo de nabos, ;-), en la planta de arriba había unos ventanucos que daban ciertas esperanzas, esperanzas que quedaban en nada al comprobar los pedazo barrotes que asomaban detrás de los ventanucos. Vamos, que mas de rezar.

En fin, que el tema de los aforos tiene su aquel y no le veo mal, ahí tenemos Alcala 20 y todos los de nuestra generación lo tenemos grabado a fuego en la memoría y eso que nos pilló de niños. Y además, la legislación está para cumplirla. De esto me acordaré cuando tenga una cena y no tengamos dónde ir a tomar algo después, porque casi todo está chapado. Bueno, algún que otro truco de crápula ya nos queda y ya hemos fichado algunos garitos en diciembre. El que quiere, puede continuar la fiesta y si apretujones.

Joder, que recuerdos mas buenos. :-D.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones