Semos periféricos (II)

Aquí viene el primer capítulo corto ya que para no cansar lo iré contando en varias series y demostrando que una imagen vale mas que mil palabras.

Una de las cosas mas destacables desde que vivimos aquí es que la policía municipal o no pasa o debe llevar ya los trajes nuevos, si, esos de hombre invisible.

En las calles que circundan mi portal, el tráfico, a veces es un caos, coches mal aparcados, coches en doble fila, el bilbobus que no puede pasar y se monta un circo, coches que hacen "pirulas" sin ton ni son, ... y que queréis que os diga, no vivo en la Gran Vía ni en María Diaz de Haro para que haya tantos problemas.

Un ejemplo de lo que sucede cuando no pasan nunca los municipales.

Un día cualquiera de la semana pasada cuando le estaba dando el paseo de mediodía a Otto, vi la primera imagen, un coche de un comercio (la verdad, da igual, puede ser otro coche cualquiera), que para evitar pagar la OTA, pues se la "ingenia" para aparcar en plena curva con invasión de la calzada.



Hasta aquí, correcto, pero que pasa si los munipas no pasan ni una sóla vez al día por tu zona, pues que a la noche, cuando vuelvo a salir con Otto, el primero, ni se ha movido, pero ya no hay uno, sino dos y la invasión de la calzada es peligrosa.



No pido que pasen cada dos por tres, pero ... y si fuera una vez al día ...


Comentarios

agreablement ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alberto ha dicho que…
A veces es peor que pasen... en mi barrio los municipales aparcan en la plaza de inválidos... para desayunar en el bar!!
Tutto ha dicho que…
Tranquilo, que de esas también tengo instantáneas. ;-)

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones