Educación

Hoy he subido a Vitoria a entregar unos papeles y como he bajado a Bilbao con tiempo me he pasado por IKEA a cogerle un par de accesorios a mi hermana que se está montando el despachete en casa.

Dos cosas me han llamado la atención, las dos relacionadas con la educación, bueno, mas con la mala educación.

La primera, cerca de la puerta de entrada y salida, al igual que las plazas mas cercanas son las reservadas para minusválidos, las de al lado lo son para coches con niños y embarazadas, están marcadas en el suelo y con un letrero.

No debería sorprenderme, pero hoy he visto dos coches, con cincuentones, que salían con sus coches de ellas con la mayor naturalidad. Como si con ellos no fuera la fiesta. La verdad, creo que no me debería sorprender, ya que hay gente que aparca en las reservadas a minusválidos sin serlo (bueno, mi teoría es que quizá tengan minusvalía en la zona de la sensibilidad y la educación pero por eso no te dan la tarjeta)

La segunda, en la cola de la caja express, si no lo sabéis, hay cuatro cajas de autocobro, similares a las que hay en el Simply (antes Sabeco). Son cajas rápidas dónde tu te cobras y son para poco objetos.

Sólo había tres operativas, las tres ocupadas por mujeres de avanzada edad que no estaban capacitadas para operar con ellas, tras cinco minutos esperando con eterna paciencia, el menda y otros dos señores, han venido dos señoritas, por decir algo, y según se han puesto en la cola han empezado a comentar entre ellas pero a un volumen que todos las oíamos, "oye, ¿esa no está libre?", "¿por que no pasa este?", "jopé, pues vaya", evidentemente, la libre, estaba fuera de servicio ..., al final, no se han podido aguantar y me han tocado el hombro y ya me lo han dicho directamente, se ve que no confiaban en mi capacidad auditiva o en que su volumen de voz hubiera sido lo suficientemente alto, "oyes, tienes esa libre".

Dejando de la lado el vulgarismo, os juro que en ese momento les hubiera dado con la balda meninge, o cómo se llamara lo que tenía en ese momento a mano, en la cabeza a las dos. Sin embargo, por educación transmitida por mis progenitores y mis maestros y profesores, he contado hasta diez , me he dado la vuelta y con "cierta mesura" les he dicho "ESTA FUERA DE SERVICIO!". Las mayúsculas dicen que el tono de voz ha sido un poco elevado ..., igual no ha sido tanta mesura ..., justo entonces, se ha librado una caja, la chica del IKEA ha conseguido pasarle por la máquina todo a una de las señoras, le ha pagado todo, le ha faltado sacarle el dinero de la cartera y la señora se ha ido contenta con sus floreros, alfombras, copas y trapos ...

Cuando me he ido, "las oyes", seguían en la cola ... y las otras dos señoras no habían pasado por la máquina ni la mitad ..., espero que los dos señores que tenía yo detrás hayan sido tan lentos como estas señoras ...

¿Tanto cuesta esperar un poco? ¿O es que le has dicho al jefe que ibas a tomar un café y te has ido al IKEA y te van a pillar?

Creo que cada vez vamos a peor, la gente no se levanta en los transportes públicos para dejar su sitio a ancianos, embarazadas o personas con dificultades, esto me ha pasado a mi con las muletas en metro y bilbobus, la gente no respeta las plazas de minusválidos, la gente no respeta las normas de circulación, ... Y en esto, no me vale la excusa de "sois los jóvenes" ...

¿De verdad que no hace falta "educación para la ciudadanía"?

Me voy con Alv a tomar unas garimbitas por Basurto a ver si me olvido ...

Por cierto, mañana viene Pelutxa de su periplo bolivariano ... :-D

Salu2



Comentarios

Pelutxa ha dicho que…
Jajajaja... parece mentira que todavía te sorprenda.
Los primeros, son minusválidos mentales a los que todavía no se les han concedido la tarjeta.

Y las segundas, pues supongo (y lo siento por los funcionarios que trabajan), serían funcionarias que han ido a "tomar un cafetín" y de paso, me cojo unos floreretes y unas alfombritas de paso. La verdad, es que se está perdiendo toda la educación, y es una pena.

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones