Aminatu vuelve a El Aaiún

Hay un refrán que dice "Quien no llora no mama". Aplicado a la política de nuestro país, cuando a Marruecos necesita algo, mira a su vecino de "arriba" y le mete presión, cosa que además, casi siempre coincide con un gobierno socialista.

España (y por supuesto, la UE) tiene su culpa, está a mitad de camino entre el amor y el odio.

Amor, porque en este país y tenemos un oasis de mano de obra dónde nuestras empresas ponen sus plantas para producir a menores costes, bancos de pesca y además, un país como Marruecos, donde los derechos humanos están un poco cogidos con alfileres, le sirve a España y como consecuencia a la UE de frontera para parar gran parte de la inmigración ilegal.

Y el odio, por el sentimiento de culpabilidad que tiene sobretodo la izquierda con la cuestión del abandono del Sahara Occidental ante la marcha verde.

Ahora Marruecos, se la han metido al gobierno con el caso de Aminatu Haidar. La cosa no está clara, nadie quiere decir el porqué o simplemente no lo sabe nadie pero la cosa es que ha aparecido Aminatu en España y no en Bruselas o en París.

Hoy, ha salido la siguiente noticia, "La UE y Marruecos dan un primer paso hacia la liberalización del comercio agrícola y pesquero", curiosamente, se ha conocido a la par que hemos sabido la socución del problema de Aminatu.

Lo que no me queda claro entonces es si a Marruecos Haidar le suponía un problema y si su verdadera intención era quitarsela de en medio como se decía desde muchos foros.

El gobierno actual, da la sensación que cuando le surge un problema, parece que piensa que se solucionará solo. Es una percepción mía. También da la sensación de que existe una gran descoordinación entre los ministerios y sus subordinados y entre los ministerios mismos.

Voy a ser políticamente incorrecto, el caso Aminatu empezaba a cansarme, llegando a cabrearme un poquito cuando hoy ha sido ingresada en un hospital para recibir cuidados paliativos porque suicidarse, duele. Y creo además que no ha sido justa con los esfuerzos que estaba haciendo el gobierno español, llegando a ofrecerle la concesión de la nacionalidad española que le permitiría viajar a su patria sin problemas y para terminar, llegó a decir que la culpa de su posible muerte sería de España.

Creo que el gobierno de Zapatero debía haber negado la entrada de Aminatu, no era nuestro problema. Acabábamos de salir del secuestro del Alakrana y creo en que materia de política exterior ya teniamos bastante por un año.

El drama que supone que una persona pueda suicidarse es terrible, pero es una decisión personal, sea tirándose desde una azotea, pegándose un tiro o dejando de comer. El estado puede intentar convencerles de lo contrario pero en ningún caso será el culpable del suicidio.

Suicidarse lentamente, obligando a la sociedad a que vea tu sufrimiento, es una manera de chantaje, chantaje emocional y además, le ha hecho, viendo los resultados, un favor a su enemigo, que no es otro que Marruecos.

Creo que Aminatu ha conseguido centrar los ojos de España y de Europa en el Sahara Occidental, y que ha tardado mucho en bajarse del burro para sacar réditos a esto, pero no de cerrarse en banda y no acceder a ninguno de los ofrecimientos que se le han hacho.

He leído una carta abierta a Aminatu en el blog de Lucronio, que suscribo.

Y ya para terminar citar tres cosas que me han terminado de matar, comprobando que esto llegó a ser un verdadero show.

1. Este vídeo en elpais.com.

2. Nuestros amigos los batasunnis se apuntan a un bombardeo,



3. Sumado a las imágenes que todos pudimos ver ayer de cómo Aminatu Haidar se pesaba montando un show televisivo.

El tema ha acabado, parece.

Mi opinión sobre el Sahara ha empeorado un poquito con la actitud de Aminatu y creo que no he sido el único.

Salu2



Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones