Profesores y alumnos

Ayer se produjo la primera sesión del juicio contra un profesor de Irún por agresión hacia un alumno.

Versión uno, el alumno.

Según señaló el padre del pequeño, de 11 años, la presunta agresión tuvo lugar el 12 de febrero de 2009. Según esta versión, el profesor agredió al niño después de que el menor pegara una bofetada y una patada a otro alumno, que le había insultado. El denunciante añade que el docente se lanzó contra el niño, le agarró del cuello, de los brazos y le empujó contra las espalderas.


Versión dos, el profesor

El Departamento de Educación está al tanto del incidente, «una riña entre dos alumnos», y muestra su respaldo al centro y al profesor cuestionado, que «intervino para separar la pelea e informó a las familias de los menores». Según el Departamento, una de las familias no quedó satisfecha con las explicaciones, por lo que intervino la Inspección de Educación, «que analizó lo ocurrido y se puso en contacto en varias ocasiones con la familia» denunciante.


Por lo que pude oír y leer antes del juicio, tanto el centro al que pertenecía alumno y profesor, como la Consejería de Educación del Gobierno Vasco apoyaban al profesor.

El departamento asegura que, una vez analizado el incidente por la Inspección, no se observó «ninguna anomalía en la actuación del profesor ni del centro», que siguió el protocolo que se sigue en estos casos, tanto con los niños como con las familias. «La actuación fue adecuada y correcta». Los servicios jurídicos de Educación asistirán al centro y al profesor en el juicio.


Tras la sesión de ayer el fiscal retira los cargos contra el profesor.

Sin saber esto, ayer lo comentaba con Pelutxa y le transmitía la sensación de que había gato encerrado y que me daba en la nariz que la razón era del profesor.

Conozco dos casos cercanos de situaciones de este tipo, una en enseñanza primaría y otra en secundaría, ninguna de las dos pasó a mayores y la dirección del centro no tuvo duda en ningún momento y les transmitió la tranquilidad necesaria. Una fue muy dura y conociendo como conocemos al implicado, sabemos que le tuvo que ser muy duro, aunque luego la familia del alumno no fuera el primer incidente de estos que tuviera con profesores y con el centro. El segundo, mucho menos grave, pero siempre destacable y una amenaza de "querella" por parte del alumno.

En los tres casos vamos a la familia, estamos creo, ante un verdadero problema de educación, en materia de respeto y valores, educación que corresponde a la familia. No se puede dejar la educación de los hijos única y exclusivamente en los centros de formación educativa y despreocuparse.

Todos hemos sido niños y siempre hemos intentado colar eso de "el profesor me tiene manía", "yo no hice nada", "siempre la toman conmigo". Que en la mayoría de las veces, al menos en mi caso y en de la mayoría de mis amigos, era falso como una moneda de 4 pesetas.

Salu2





Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones