El capitán Vidarte

Ya he escrito alguna que otra vez sobre el Guggenheim, sobretodo acerca del desfalco de Cearsolo.

He llegado a comprender, me ha costado mucho, que en política, España no es Europa y por mucho que se empeñen algunos en diferenciar Euskadi y España, Euskadi tampoco. Aquí, por muy mal que se hagan las cosas, nadie dimite.

Creo que lo mas grave que he vivido fue la muerte de los dos niños de Basurto. Después de años y años pidiendo los vecinos un semáforo, dos niños, hermanos para mas inri, fueron atropellados, cúmulo de fatalidades, pero sucedió. Todos se tiraron la pelota pero nadie dimitió. La cosa es que tras poner el semáforo, nunca mas se supo de accidentes ni problemas, debía ser muy difícil ponerlo.

De hecho, el diputado foral, ahora es miembro de Tribunal Vasco de Cuentas y la concejala de circulación de aquella época sigue siendo concejal ...

Pero no deja de sorprenderme que incluso cuando depende de ellos, de los políticos, la respuesta ante una CAGADA, tampoco destituyen a nadie.

Con el caso Cearsolo, desaparecieron unos 600.000 euros de la caja y sigo pensando que con la celeridad con la que los repuso, desaparecieron mas. Se compraron dólares y se perdieron 6 millones de euros en la operación. Hubo falta de auditorías externas pese a las recomendaciones del Tribunal Vasco de Cuentas.

Y hay un punto en común en todas estas situaciones, el director, Juan Ignacio Vidarte.

Dicen que el último en abandonar el barco es el capitán, justo antes de que se hunda el barco y creo que algunos han aprendido lo que les ha dado la gana del mundo de la mar.

Salu2

PD: Lo del capitán es debido a que una vez de que el barco está sin amarrar y a la deriva, cualquiera que suba a él puede reclamar su titularidad en ausencia de él. Por eso mismo el capitán sólo abandona el barco cuando este se hunde. Concluiréis que la razón no es precisamente la misma ... ;-)



Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones