Alcaldes o señores feudales

Creo que fue el jueves cuando se dio a conocer la inhabilitación de la Alcaldesa de Zamudio por un periodo de nueve años por delito de prevaricación, (RAE Delito consistente en dictar a sabiendas una resolución injusta una autoridad, un juez o un funcionario).

He vivido en un pueblecito de la Bizkaia profunda y he sentido la garra del ayuntamiento en mis carnes, un ayuntamiento dónde sólo había representación de un partido y que partía la pana al gusto de sus amiguetes, ojo, sus amiguetes no tenían que ser de su partido, una de las razones para terminar evitando este tipo de poblaciones. Vamos, un señor feudal en moderno.

Muchos vecinos tuvieron problemas con el señor alcalde y con sus concejales, que decidían según el viento que soplara o si llovía o no a su gusto. A lo largo del tiempo y hablando con más gente, te vas encontrando que no era una situación propia de ese ayuntamiento si no de todos los que se movían en los rangos de población del que me tocó sufrir a mi, independientemente del partido que gobernara.

Me asombra que en Zamudio, un municipio que cuenta en su interior con una de las industrias más fuertes de Bizkaia o incluso de Euskadi, como es el parque tecnológico de Bizkaia, sucedan las mismas cosas que en los pueblitos más rurales.

Recordemos la situación, os copio parte del artículo del diario El País que enlazo,

La alcaldesa de Zamudio, ... , no podrá presentarse a las elecciones municipales del próximo mes de mayo, en las que su partido ya había decidido que optase a la reelección. La Audiencia de Vizcaya ha ratificado en su integridad el fallo dictado el 31 de mayo pasado por un juzgado de Bilbao, que le condenó a nueve años de inhabilitación por un delito de prevaricación (adoptar una decisión injusta a sabiendas). Aiarza estaba acusada de "múltiples irregularidades" al ordenar el derribo de una obra de un vecino.

La inhabilitación se refiere a cargos públicos en "corporaciones locales u otro análogo" ...

La sentencia de la Audiencia, fechada el pasado lunes y contra la que ya no cabe recurso ordinario, concluye que la regidora actuó "a sabiendas de su manifiesta ilegalidad" y de "forma arbitraria".

El caso se remonta a octubre de 2006, cuando el dueño de una finca de Zamudio pidió una licencia municipal para unas obras de delimitación de sus terrenos. Ante la falta de respuesta municipal y amparándose en el silencio administrativo positivo, acometió los trabajos en mayo de 2007. Nada más ejecutarlos, Aiarza ordenó por decreto que los retirara en cinco días. Sin transcurrir ese periodo, convocó una comisión y acordó la demolición, pese a que había sido advertida tanto por una funcionaria como por la Ertzaintza de que el afectado había interpuesto una denuncia en el juzgado.

La Audiencia explica que, entre otras infracciones, figura el derribo sin contar con informes jurídicos y técnicos, así como hacer caso omiso de dicha denuncia. "Era su última oportunidad para reflexionar", apunta el tribunal, pero Aiarza la "despreció". "Lo razonable era esperar a la decisión del juzgado", añade. El fallo le condena también a indemnizar al vecino con 2.000 euros y rechaza los argumentos de la defensa de que se ocupaba suelo público, porque, en ese caso, el consistorio no habría exigido "la regulización de la falta de licencia".

La Audiencia también desestima que se trate de un asunto menor, ya que el vecino "tiene derecho a demandar que la actuación se ajuste a la legalidad vigente".


Por cierto, incluso sabiendo que ya había una sentencia anterior de inhabilitación, su partido la volvía a presentar como candidata, recordemos que esto es Euskadi, ni Comunidad Valenciana, ni Murcia, ni Andalucía, Euskadi señores.

Salu2



Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones