Dopping y credibilidad

Ayer a la noche en la radio escuché a que los atletas españoles les habían pitado en los campeonatos de Europa de pista cubierta.

El que daba la noticia hacía un repaso por las operaciones antidoping de los últimos años, entre las que están la operación puerto y la galgo, operaciones que al final, quedan en nada.

Aún recuerdo a Jaime Lizabesky cuando llegó a la secretaría de estado para el deporte y dijo que iba a ser implacable en la lucha contra el dopping y mirando de reojo a Bilbao y a Carlos Gurpegi, pendiente de un recurso para que se le condonara su sanción, dijo, no habrá piedad con los tramposos.

Carlos Gurpegi cumplió su sanción de dos años y Everton Giovanella, por un caso similar en el mismo tiempo de Carlos, también cumplió su sanción. Sin piedad. Hoy en día, le siguen llamando yonki en los campos de primera allá por dónde va.

Después apareció la operación puerto, por la que unas decenas de corredores dejaron las dos ruedas sin haber confirmación en firme de que eran ellos, Beloki y David Etxeberria, otros, confirmaron que fueron ellos, Ulrich y Basso entre ellos y otros fueron sancionados por sospecha, Valverde por ejemplo.

Este verano pasado, Alberto Contador dio positivo por clembuterol, una cantidad irrisoria, pero dio positivo, su excusa, la carne adulterada que comió, total, dos años de sanción, que se vio reducido a uno por considerar que esa cantidad no era dopante y al final, la federación española de ciclismo, después de que ZP dijera que para él era inocente, le quitó la sanción.

Ha habido más operaciones, pero la última, la que implicaba a la campeona del mundo Marta Dominguez en el ajo, ha rematado la paciencia de los europeos.

En Europa y en Francia en particular, se empieza a pensar que los españoles van todos dopados en todos los deportes. Hace especial gracia viniendo de un país como Francia que ganó Mundial y Eurocopa seguidas con un rendimiento físico nunca antes visto y pasando por encima del Brasil del mejor Ronaldo.

Mi sensación es que se hace lo mismo contra el dopping que antes de entrar el gobierno socialista a gobernar y que la posibilidad de salir en las fotos con campeones del Tour o con los campeones del mundo de atletismo eclipsa cualquier lucha sera contra el dopping.

ZP me has decepcionado, bueno, en esto y en muchas más cosas, de Lizabesky no me esperaba más, gracias a Dios, espero que Gallardón lo deje bien enterrado en Madrid.

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones