Público o privado

Desde hace unos seis años, en Santurtzi hay una guerra abierta por el colegio La Cruz, privado.

El tema es que la fundación, propietaria de los terrenos, desde hace un montón de años, estaba sin presidente, NADIE, se preocupó de saber qué pasaba con la fundación.

Por lo que he sacado en conclusión, un constructor, interesado por esos terrenos, muy céntricos, se puso en contacto con el heredero de Cristobal Murrieta, fundador de la fundación y le hizo pedir la presidencia que estaba vacante. Y el nuevo presidente, seguramente gratificado por la atención prestada, vendió los terrenos a dicho constructor.

Se habló de pelotazo, pero el dinero obtenido por la venta, en ningún caso era para él, si no para la fundación. El partido gobernante actual, con intereses personales en el colegio, estuvo cuatro años basando su campaña electoral en esto.

Y ganó las elecciones, reestructuró el PGOU para "blindar" todos los terrenos de los colegios de Santurtzi y se metió en juicios contra la actual dirección de la fundación, para llegar a presidirla.

Ahora llegaban las prisas, de por medio se mezclaba el cambio en el Gobierno Vasco, dónde hasta entonces, nada se había hecho con esa fundación, y surgían las prisas, prisas que no había antes. En fin, que parecía que todo estaba listo, si pasaba algo bueno, somos nosotros, si pasa algo malo, es el nuevo Gobierno, del mismo partido que los que vendieron el colegio al constructor.

Hace poco, un juzgado determinaba que la venta fue ilegal, bueno, ya se podía descansar en paz.

En el correo, el día 21 de febrero aparecía lo siguiente,

La incertidumbre golpea de nuevo al centenario colegio Hijas de la Cruz de Santurtzi, amenazado desde 2006 por la venta de sus terrenos a una promotora inmobiliaria. Si hace unas semanas su futuro parecía garantizado con una sentencia de la Audiencia Provincial favorable al Ayuntamiento que declaraba ilegal la operación por parte de Manuel Mitjans y Domecq, duque de Santoña y heredero del creador de la Fundación Cristóbal Murrieta que rige el centro, ahora la continuidad ya no está tan clara. Fuentes cercanas a la propia fundación confirmaron a EL CORREO que recurrirán la sentencia en el Tribunal Supremo, al tiempo que hacían público otro fallo de los juzgados que anula el blindaje de la escuela a manos del Consistorio.

Si al final se declara que la fundación puede hacer lo que quiera con esos terrenos ..., ¿responderá alguien del actual equipo de gobierno por todo el dinero y tiempo invertido en esto?. ¿Hay algún interés oculto que los ciudadanos no hayamos advertido para defender tanto esta propiedad privada?. No olvidemos que sigue siendo pagar con dinero público la defensa de un colegio privado.

Veremos, que dijo el ciego.

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones