El ser humano miserable

Ayer subí a la peque al ambulatorio a poner la vacuna, menudo diluvio, llegué hasta el tobillo de agua, pero al bajar, pudimos dar una vuelta ya que paró el chaparrón.

En la calle camino de la estación de Basurto me encontré esta imagen.



Ya me diréis dónde cojones va a aparcar el coche al que está destinada esa plaza cuando llegue.

Se suma la señal de prohibido aparcar, más una a la entrada de la calle de prohibido el paso salvo garajes y carga y descarga ... Digo yo que un paseito diario de la policía municipal no estaría de más, ya sabemos que el ser humano ibérico conductor sólo aprende a base de multas ...

Por cierto, no hay cosa más miserable que aprovecharse de una plaza destinada a una persona con minusvalía.

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones