Tienda tradicional vs IKEA

Allá por Mayo, notamos que a la peque, la cuna se le quedaba pequeña y empezamos a pensar en cambiarla a una cam.

No somos de tomarnos las cosas con excesivas prisas, supongo que deformación profesional, de hecho, cuando supimos que la peque venía, no nos volvimos locos con su habitación, lo único que hicimos fue pintarla y cambiarle el armario empotrado, ya que estaba adecentado por nosotros, pero era el que venía con la casa y ya eran varias décadas ... Después, ver venir, la minicuna, la cuna y luego, poco a poco, hemos ido completando la habitación, baldas, cuadros ...

Dijimos que ya terminabamos la habitación y nuestra duda estaba en comercio tradicional vs IKEA, pensamos, que para dormir, mejor comprar la cama una tienda tradicional de muebles que en IKEA. Desde luego, os podéis hacer a la idea de que los precios eran muy diferentes de una propuesta a otra. A finales de junio, nos fuimos a la tienda del barrio y aprovechando una oferta del 20% de la asociación de fabricantes y comerciantes de muebles de Bizkaia, compramos la cama y la cómoda y una barrera anticaídas de la cama plegable, nos dieron un plazo de un mes de entrega a lo cual le dijimos que en un mes, estariamos de vacaciones y que hasta agosto no volviamos. Sin problema, nos dijo el vendedor, os las entregaremos en agosto, no paramos por vacaciones.

Viendo los plazos y las vacaciones próximas, las lámparas las cojimos en IKEA, muy juveniles y a juego del conjunto.

A principios de julio, estaba montada ya la lámpara de techo y la de mesilla, lista para enchufar.

Cuando volvimos de vacaciones, llamé a la tienda de muebles para decirles que ya estabamos en Bilbao, no respondió nadie durante todo el día. Al día siguiente, nos acercamos hasta la tienda, estaba cerrada y sin ningún cartel de vacaciones, con dos semanas de ausencia telefónica y fisica, empecé a mosquearme, el vendedor me confirmó que en agosto no había vacaciones y que la entraga se haría sin problema, pero mi señora, que es más tranquila y sabia, me dijo que esperaramos a Septiembre.

Un mes de demora. El primer martes de Septiembre llamé a la tienda y me atendió una atenta señorita que me confirmó que habían estado de vacaciones y que "mi vendedor" no estaba y que me llamaría cuando viniera, con todo, me consulto el pedido y me dijo que faltaban los colchones, que la fábrica había parado en agosto y que hasta finales de septiembre, no estarían por aquí. Mi mala leche comenzaba a calentarse.

Al de dos días, si, dos días, me llamó mi vendedor para explicarme lo mismo que la señorita ya me había contado o empeorarlo, ya que me dijo que hasta Octubre, no había colchones, ..., ni una sóla posibilidad de solucionar el problema, por mucho que le dijera que eso no era lo pactado. Dos meses de demora. Mi mala leche seguía caléntandose.

Soy muy refunfuñon, mi señora me dice que mi vejez va a ser muy mala, ;-). Ya estaba pensando todas las formas de reclamación posible con hoja de reclamación incluida. El último miércoles de septiembre recibí una llamada del vendedor que me decía que ya estaba todo y que los montadores vendrían el viernes. Ya estab todo, se me olvidaron todos las reclamaciones. Teniamos cama y listo.

Al terminar los montadores, observamos que no había barra anticaída, se lo hicimos saber y nos dijeron que sa marca, no tenía ese tipo de barreras y que les extrañaba mucho. Sólo tenían unas barreras fijas, pero al ponerlas en la cama, la cama nido, no se podía meter por completo y la barra fija, en la cama superior, no tenía sentido, ya que quedaba por debajo de la altura del colchón. Ellos dijeron que informarían de la falta al vendedor y que se pondría en contacto con nosotros para buscar una solución.

El sábado, revisando la instalación, observamos una barra fija en la parte posterior, que no estaba en la muestra de la tienda. Encontramos la famosa barrera que en teoría no había venido.

Deciros que reclamaron la barra, que vino el montador y que cuando la trajo, comprobamos nuestras sospechas, la barra si vino, pero la montaron mal. El vendedor me vendió algo mal, no sé si por desconocimiento o por caradura, pero cometió un error imperdonable. Eso sumado a un deficiente montaje de los cajones de la cómoda, que están sin tirafondos y según como abras el cajón, se sale de las guias, completan un resultado fatal. NO WAY. Mi mala leche se recalentó.

En esos tres meses de vuelta arriba vuelta abajo, la cama y la cómoda de IKEA estaría ya en casa, montada por mi, que tengo el culo pelado de montar muebles y si me hubiera faltado una pieza, me la habrían dado al instante. Seguramente, sin la misma calidad y los mismos acabados, pero los plazos correrían a nuestro favor, hoy en día, un detalle muy importante.

La proxima vez, lo tengo muy claro, ya sé que no haré patria, pero mis muebles con nombres impronunciables no me han fallado por ahora. En mi experiencia con las tiendas tradicionales de muebles, sólo he tenido problemas, la mesa del comedor vino equivocada, tres meses sin mesa, el cabecero de nuestra habitación, vino rayado, cuatro meses esperando el cabecero nuevo, ...

Para que no me echéis a los lobos por descastado, mi relación con el comercio tradicional es muy buena, al mismo tiempo, en otra tienda tradicional de armarios de la zona, bueno, esta fabrica sus armarios, compramos un armario empotrado nuevo, que vino en la fecha acordada y con un montaje fino y a la altura de lo esperado.

Algo tiene que cambiar en el comercio tradicional de muebles si quieren competir con IKEA o otro tipo de comercios, que los hay, dónde se puede comprar el kit y montartelo tú en casa.

Menuda chapa.

Salu2

Comentarios

Pelutxa ha dicho que…
Possi... corroboro todo lo dicho. A la próxima al IKEA, no tengo plazo de entrega, me lo monto yo y me sale 5 veces más barato. En fín...
Tutto ha dicho que…
@Peluxa, Desde luego que sí. Y como he dicho, no era a primera vez ...

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones