Tu mismo



La semana pasada cuando salí a dar el paseo de mediodía con púas decidió agachar el cucu enfrente de un clio rojo, mientras esperaba a que terminara y como buen ciudadano, recoger sus kks, me fijé en el cartelito rojo del parabrisas, "tu mismo".

No sé a que se refería, pero al pasar ayer y ver el mismo coche en el mismo sitio, entendí el mensaje y el destinatario y por la ausencia de "notas" en el parabrisas, lo ha entendido muy bien.

Esto, sumado a la escueta respuesta del ayuntamiento a mi pregunta, me hace pensarme de qué coño sirve cumplir las normas.

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comulgar, la razón y la conferencia episcopal

Sobre la continua sensación de timo en Euskadi

Comida fin de temporada de la tertulia bilbaina