A Emilio Gayo de Movistar

Escribo estas líneas para la gente sepa cómo está actuando Movistar con sus clientes en el caso de la huelga que están haciendo los técnicos subcontratados para que todos en casa disfrutemos de la estupenda Fusión a precios imbatibles, dicho sea de paso. Huelga, que leyendo lo que he leído, comparto del principio al final.

La familia paterna es de Kobetas, un barrio alto de Bilbao, la gente vive en casitas unifamiliares y en pequeños o grandes caserios, como es el caso de la prima de mi padre, os pongo en antecedentes, la señora, aunque se conserva estupendamente y sigue haciendo la huerta, tiene 88 años recién cumplidos, viuda y vive sola, bueno, ahí está Lagun, su confidente de cuatro patas y 10 kilos de peso, en un pequeño caserio a unos 90 escalones de la civilización, su única comunicación de lunes a viernes es su amiga que sube un par de veces al día a verla, 80 años y el teléfono.

Desde más o menos el comienzo de la huelga, la prima se quedó sin teléfono, cables de dos hilos tirados por vía área, muchas veces sin contra los designios de la naturaleza y su mala costumbre de hacer crecer los árboles e incluso, tirados, como en este caso, a través de unos setos que en diez años, creo que han llegado a romper un cable. Avería, que casualmente, sólo tiene ella en toda la zona.

Un mes y medio en el que la única forma de comunicación diaria con Movistar es el 1002 o el 1004 y la máquina que te dice que reiteres la avería y que están trabajando en ello. Un mes y medio, en el que la prima ha seguido pagando religiosamente la factura pese a que Movistar no ha cumplido con su parte del contrato, suministrar un servicio.

Hace quince días, llamé al 1004, pronuncié las palabras mágicas, baja y por arte de magia, apareció una persona tras el teléfono, persona que se tragó mi ira, pacientemente, cierto, que pidió disculpas y que finalmente, abrió una nueva incidencia y a la que su supervisor mintió, al decirle que era una avería general, cuando todos los vecinos de alrededor tienen teléfono, no es general, ¿no?.

Mes y medio después, mi prima sigue sin teléfono, pero ha recibido una bonita carta del señor Gayo pidiéndole disculpas por la tardanza en resolver la avería, mira, correos si llega a Kobetas. Disculpas ....


Señor Gayo, mi prima necesita el teléfono, porque si le pasa algo, al médico no le va a escribir una carta para que vaya a atenderla. 

En mes y medio, ni un técnico PROPIO, ni un comercial, ni usted, se han preocupado por preguntar ..., al menos, me he quitado un poco la rabia de dentro.

En fin,

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones