Gobiernos transparentes

A nuestros políticos les ha dado un ataque de “transparentitis”, los partidos intentan demostrar a la ciudadanía que la aparición de nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos es un accidente y que todos lo que piden ellos, bolsillos de cristal, ellos lo pueden hacer igual o incluso mejor.

Lo que no terminan de entender, es que el ciudadano, a parte de saber que los bolsillos y las manos no están manchadas de rojo chorizo, también quiere que la administración en su conjunto, no sea oscura y opaca.

Y con lo que no cuentan nunca los viejos (y creo que los nuevos, por desconocimiento), es que para que esto se lleve a cabo, las estructuras de las instituciones, tienen que adaptarse a estos nuevos tiempos, sin eso, no habrá nunca transparencia.

Para llevar a cabo esto que llaman transparencia, se apoyan en las nuevas tecnologías, Internet y redes sociales, redes sociales que utilizan única y exclusivamente para captar votos en elecciones y parecer "guays", enseñando lo modernos que son y como atriles virtuales para hacerse autobombo.

¿Un ejemplo?, Lo ponía el otro día Jose del Moral en Gananzia, http://gananzia.com/otra-mala-praxis-de-irekia-rebotar-la-pelota-hacia-ventanillas-internas. Irekia, se supone que es la plataforma de la transparencia del Gobierno Vasco, el open-government y contesta al demandante de información a las “vías clásicas de reclamar” ¿Qué pasa si las estructuras de la administración no entienden de transparencia? Sencillamente, no hay transparencia, ni la habrá, ya que nadie puede cambiar ese motor trucado.

Os cuento mi caso, hace unos meses, preocupado por la falta de validación en los datos de calidad del aire, más de dos meses sin hacerlo, envíe una serie de tweets a la cuenta de Medio Ambiente e incluso a Irekia, no obtuve ninguna respuesta, viendo la nula atención, me puse en contacto con Carlos Barcina (@konpantzia) de la oficina del Ararteko a través de twitter, por cierto, un ejemplo de transparencia y de relación vía redes sociales con el ciudadano, tras realizar diversas gestiones con Gobierno Vasco, me recomendó que pusiera una reclamación vía “oficial”, ya que el Gobierno Vasco no utiliza twitter como plataforma de dialogo con el ciudadano. Escribí a través de Euskadi.net una reclamación por la demora y la falta de control de los datos.

Mi pregunta y su respuesta.


Ante la falta de concreción de la respuesta, a través de Carlos, puse una reclamación al Ararteko. Obtuve una contestación y por lo que veo, y tristemente, no ha servido de mucho, es verdad que la frecuencia de validación de los datos ha mejorado, si bien es cierto, que hasta hace dos años, se hacía al día, con 72 estaciones y los mismos parámetros por estación, incluso los fines de semana y ahora lleva la menos una demora de un mes, insuficiente a todas luces, pero esto es todo lo que se puede sacar de las estructuras de las instituciones, falta de transparencia y comodidad 100%.

Sé que alguno me dirá que son los menos, pero señores, hay que luchar porque estos casos lleguen a desaparecer.

Desde aquí, mi reconocimiento a los que dedican su tiempo a intentar esa transparencia y en especial a Carlos y toda la oficina del ararteko.

Por cierto, nunca habrá transparencia. Si no, probad vosotros a preguntar y veréis la desidia.


PD, ¿no me diréis que a esas interrogaciones al final de la frase de contestación, sólo le falta un “¿sabes?, ¿Me entiendes?” de la princesa del pueblo de telecirco.

PD2, os dejo unas capturas que tenía guardadas de un compañero bloguero que abandonó el negocio, supongo que por cosas como estas, aupa Txabi. Este es el nivel. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones