Cómo perder un cliente

Desde hace un par de años, emos apostado por el comercio cercano, los productos frescos, los compramos en el entorno. Creemos que apostar por ello, mejora la salud del barrio. El pasado sábado fuimos a una pescadería de nueva apertura en Indautxu. Hemos tenido malas experiencias con las pescaderías del entorno y seguimos buscando.

Después de probar todas las cercanas y las de los supermercados de los alrededores, nuestra primera prueba en esta última, tuvo buen comienzo, pescado bueno y fresco y la merluza, sin anisakis.

Vamos al grano, fuimos a comprar una merluza y algo de pescado para hacer al horno.

Entramos y había mucha gente, tres empleados para atender, dos en pescadería al corte y uno para marisco y pescado sin preparar, pensamos que la cosa iría rápida.

Después de una larga espera, cuando sólo faltábamos nosotros y el cliente de delante por atender, el cual le dijo al empleado, "córteme por favor el lomo de la merluza" y el empleado le dijo "mejor que lo corte usted que no quiero problemas", el otro empleado se puso a cortar bonito y el tercero, pese a no tener público, tampoco acudió a atendernos. Primer fallo, por muy poco gente que quede por atender, no puedes descuidarte y debes atenderles.

Una vez atendidos por el empleado que se negó a cortar el lomo de la merluza al cliente anterior, le dijimos, queremos una merluza, en lomos y no queremos ni la espina ni la cabeza. Segundo fallo, el empleado dijo, de malos modos, "para llevaros esto, sin cabeza, mejor comprabais una cola de merluza, vais a pagar por algo que encima, no os lleváis". No puedes dirigirte al cliente de malos modos y creer que así, conseguirás vender unas colas de merluza que nadie compra. Un, "si no vais a llevar cabeza, igual mejor podíais llevar una cola, que encima os sale más económico", hubiera sido más entendible y desde luego, nos hubiéramos seguido llevando la merluza, pero el próximo sábado, estaríamos allí. No puedes transmitir tu cabreo al cliente.

Vamos, que haremos como con las tapas de los yogures, seguiremos buscando.

Me recuerda a un comercial que visitó mi empresa hace poco para vender sus productos y lo único que hizo en su visita fue criticar a la empresa que teníamos y decir que sus productos eran "una mierda", vamos, sólo le faltó decir, "y vosotros, unos ignorantes por comprarlos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones