De ascensores y bicicletas

Mi vecino Iñaki y yo solemos, vía twitter, tener cruces de noticias y/o fotos a cerca de los "avances" del barrio, uno de nuestros temas favoritos es la proliferación en Bilbao de ascensores (y la amistad de sus constructores con algún miembro o miembros del ayuntamiento), alguno necesarios y otros, un tanto ridículos, sin ir más lejos el que está situado en Pablo Alzola, que sirve para salvar un desnivel de apenas 5 metros, que ya posee una rampa suave para salvarlo.

En estas estamos que la semana pasada vi a una "ciclista" urbana que venía por la acera, supongo que en puro postureo, se bajó de la bicicleta y ... SE SUBIÓ AL ASCENSOR, en vez de seguir haciendo ejercicio y subir la rampa para continuar su postureo. Lo califiqué como anécdota.

Lo curioso del tema, es que esta semana, la he vuelto a ver. La misma, por cierto, así que es costumbre. Impresionante.




Por cierto, maldita manía que no entiendo y lo que tampoco entiendo es la dejadez con la que el ayuntamiento no sanciona estos actos, ya que la bicicleta es un vehículo y por tanto, debería ir por la carretera o bidegorri, pero ese es otro tema que ya trataremos.

Comentarios

Iñaki Murua ha dicho que…
¿Habrá pensado que por ir con ruedas tiene prioridad en el ascensor?
Tutto ha dicho que…
Seguro que es algo de eso, cuestión de ruedas, de hecho, el domingo vi a un empleado de la limpieza que subía con su carrito en el ascensor. ;-)

Entradas populares de este blog

Terracito

Ascensor a Mallona

El timo de las reclamaciones