25 abril

Hace un par de años estuvimos en Lisboa, desde luego, una ciudad para conocerla y disfrutarla.

El primer día, mientras nos preparaban la habitación del hotel, nos pusimos a patear y aparecimos en el Castillo de San Jorge, unas vistas privilegiadas de Lisboa y del Tajo. Cruzando este río, el puente 25 de abril.

Una de las cosas que ver es la Torre de Ulises, donde hay una panorámica de la ciudad en 360º gracias al periscopio de Da Vinci que se encuentra instalado en ella.

Para terminar la charla que acompaña la visita a la torre, la chica nos explica la historia del puente. Como cambió su nombre de salazar, el dictador, a 25 de abril, la celebración nacional de la libertad. De sus palabras sentías el enorme desprecio hacia la dictadura y la alegría de la revolución de los claveles. Cada cosa se explicaba con su nombre, sin masajes ni anestesia.

Otro día estuvimos en Belem, en el Monasterio de los Jerónimos, lugar amortizado tras las guerras liberales de Portugal al igual que todos los bienes de las órdenes religiosas.

Al volver de Portugal, volvimos con la sensación de que es un país mucho más avanzado en libertades que el nuestro, primero, porque el dictador fue derrocado, no murió en su cama con el futuro organizado y asumido por todos y segundo, es un país laíco de verdad, dónde la iglesia no tiene poder alguno.

Quizá por eso, su oposición sea mucha más responsable que la nuestra.

Hoy amigos, creo que es un día para reflexionar para todos nosotros, esto es lo que debió ser, no lo que tenemos ahora.

Envidia.

Salu2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si no existiera Zapatero

¿Especialista en transacciones?

Escucha activa al ciudadano desde los perfiles de twitter oficiales